You are here

Little book of horrors

2015
  1. The Veil
  2. Roman Ritual
  3. Noche de Walpurgis
  4. Eclipse of the undead
  5. The conquest of hearts
  6. 1000 veces
  7. Phantasmagoria
  8. Nancy in Hell
  9. Aokigahara
  10. Drums
  11. Black letters

En 2014 Amuza Producciones editó Silencio de Metal, un producto multimedia consistente en un cómic acompañado de un cd. La historia estaba guionizada por Juan Antonio Torres, 'El Torres', y se basaba en la música del disco, obra del mítico grupo español de synthpop Azul y Negro. Un año después, los mismos protagonistas se volvían a reunir, aunque asumiendo papeles diferentes, para dar a luz a un proyecto más ambicioso: Little book of horrors. Los responsables de Amuza se han mantenido en la coordinación del trabajo; 'El Torres' ha pasado a ser la figura homenajeada y Carlos Vaso (líder de Azul y Negro) ejerció labores de masterización. ¿Y la música? Ahí es donde la complejidad del proyecto es manifiesta: Amuza ha reunido a once artistas, músicos y grupos diferentes, para que aporten su particular visión a otros tantos cómics de Juan Antonio Torres, unidos todos ellos por un género común: los once son historias de horror.

Hablar de historias de terror, banda sonora, y música electrónica conjura inmediatamente la idea de un disco difícil de escuchar, atonal, experimental o poco atractivo para el no iniciado. Sin embargo estos prejuicios no son válidos para Little book of horrors, por cuanto la idiosincrasia de los músicos reunidos, con alguna excepción, dista de los territorios experimentales de la electrónica. En vez de cambiar su sonido característico para adaptarlo a las historias de El Torres, cada músico ha hecho suya la idea detrás de las viñetas, llevándosela a su terreno (a su zona de confort, si se quiere ser crítico), dotando al disco de un eclecticismo inesperado a priori.

'The veil', de Carlos López (integrante de 'Azul y Negro') es un potente tema de electrónica bailable que abre el álbum con fuerza; una línea de electrónica melódica y enérgica que continúa en 'Noche de Walpurgis' de Oculto (pseudónimo de Carlos Vaso) y 'Roman ritual', si bien el aporte de Cyborgdrive es más contenido de lo que suele ser habitual en sus trabajos discográficos.

Con 'Eclipse of the undead' Neosynth abre la puerta de la compilación al trance, mientras que Ibes Magora fusiona electrónica y estructura cinematográfica, iniciando su tema 'The conquest of hearts' con una épica marcha que poco a poco desciende hacia un pasaje más intimista, para en la última parte explotar en un espectacular solo de guitarra eléctrica.

Justo en el ecuador del álbum hacen su aparición estelar Destino Plutón, con un tema ('1000 veces') de synthpop más oscuro de lo que es habitual en ellos, pero con la misma factura técnica impecable. Y para 'Phantasmagoria', Mist3fly reconoce a Orbital o The Prodigy como principales fuentes de inspiración para crear "no una banda sonora al uso, sino una ilustración sonora". After the rain, con 'Nancy in hell', ponen el broche big beat y trash en un tema cuajado de efectos sonoros referentes al cómic.

En el último tercio del álbum se agrupan los temas más cercanos al concepto clásico de banda sonora. En 'Aokigahara' Die Stadt lleva su particular visión del ambient hacia sonoridades orientales, mientras que The Unknown ha hilado la estructura de 'Drums' directamente sobre las viñetas del cómic, como una banda sonora se monta sobre una película: cada giro de la acción tiene su equivalente giro musical. Como no podía ser de otro modo, la percusión tiene un papel protagonista a lo largo de todo el corte.

Finalmente, se cierra el álbum con 'Black letters' de Raúl Gonzalo, un músico que se ha hecho un nombre en el mundo de la composición para proyectos audiovisuales. Por su concepción cinematográfica de la música y el tono redentor de su pieza, era la opción más evidente para concluir Little book of horrors. Porque aunque encierre en sí un amplio eclecticismo musical, y aunque se trate de historias en formato cómic, al fin y al cabo esto no deja de ser una banda sonora.

En edición limitada a 450 ejemplares, en un lujoso formato digipack, numerado y firmado por El Torres, no será raro que en poco tiempo Little book of horrors se convierta en una preciada pieza de coleccionismo, no sólo para los seguidores de El Torres, sino para los amantes de la música electrónica en general.